Entrevista a Cao de Benós: “En Corea la sociedad es un ente indestructible que puede marchar al unísono”.

Muy buenas tardes, Alejandro. Nos complace mucho que nos haya concedido esta entrevista, es para nosotros todo un honor. Chinacerca es un grupo de investigación sobre la cultura de China y Occidente. Estamos enfocados especialmente en su filosofía y su historia. Consideramos que Occidente tiene mucho que aprender de Oriente y en este sentido cualquier aspecto que haga conocer mejor la cultura Oriental es muy bienvenido.

Es por este motivo por el que consideramos que su labor es muy importante, porque usted es un gran conocedor de ambas culturas: la española y la coreana. Pensamos que usted puede aportar información muy auténtica y relevante, para conocer, comprender y entender la cultura Coreana, libre de prejuicios occidentales. Por este motivo, queremos que nuestra entrevista con usted sea esté enfocada en aspectos culturales, históricos y filosóficos.

Pregunta: Alejandro, ¿qué diferencia fundamental encuentra en el comportamiento de la gente en Corea y en España? ¿Cree que hay algunas semejanzas? Con respecto a la economía, ¿qué diferencias y similitudes encuentra?

Respuesta: Sin duda: El respeto. En España, el individualismo y la influencia de una vida tan materialista y superficial, ha hecho que se pierdan los valores humanos fundamentales y de relaciones entre las personas. De esa forma se producen a diario insultos cargados de ignorancia, y se convierte en habitual que las personas hablen de aquello que desconocen. Baste poner cualquier debate televisivo para comprobar que, más que un intercambio de ideas, se trata un gallinero circense donde no se guarda la mas mínima educación.

En Corea, el interrumpir a las personas cuando hablan, el despreciar a un anciano, el insulto o la amenaza gratuita, reciben un rechazo inmediato por parte de cualquier ciudadano.

Las semejanza principal entre la cultura Hispana y la Coreana creo que está en la forma pública de expresar el sentimiento. Mientras que en la cultura China o Japonesa, los niños aprenden de bien pequeños a no mostrar sus sentimientos en público (incluso entre familiares), los coreanos lloran, ríen, se abrazan o besan de forma natural. No coartan la expresión física de su sentir interno.

Respecto a la economía es muy diferente. En la RPD de Corea tenemos un sistema totalmente socialista. Todas las empresas pertenecen al estado, al pueblo. No hay accionistas ni bolsa de valores, la vivienda la cede el estado en forma de usufructo gratuito al ciudadano. Así que no existe un mercado inmobiliario especulativo, tampoco hay desempleo o desigualdades. En España, como en China y la mayoría de países capitalistas, la calidad de vida depende principalmente de la familia en la que uno nazca y el patrimonio con el que cuente. Las desigualdades en el capitalismo cada día se acrecentan más y se producen contradicciones tan grandes como que en un país calificado como ‘la despensa de Europa’, haya niños que sufran desnutrición.

colacaodebenos.jpg

Los coreanos lloran, ríen, se abrazan o besan de forma natural. No coartan la expresión física de su sentir interno.

P: Nos podría hablar de cómo es la comida de Corea del Norte, qué tipo de alimento es el más cocinado, ingredientes, etc.

R: La cocina en la RPD de Corea es muy natural, fresca y con muy poca grasa. El kimchi (col fermentada) nunca puede faltar como complemento. El arroz es el ingrediente principal y se sirve siempre con sopa de kochujang (soja fermentada y picante) al final de las comidas. El Dalsot Bibimbap (mezcla de vegetales, huevo y carne) que se mezcla en un bol de piedra calentado al horno, las mandu (empanadillas) que se sirven hervidas o fritas y el kimbap (sushi coreano), son los platos más típicos. Sin olvidar el fantástico tobu (tofu) que se produce de forma totalmente artesanal y los platos locales como el Pyongyang Remyon (Fideo de trigo sarraceno servido en una sopa fría y bol de bronce). En general la cocina Coreana tiene muchas similitudes con la Japonesa (ej. Okonomiyaki).

Kimchi-5.jpg
Kimchi

P: Como usted sabe, la cultura de China es una de las más antiguas del mundo y que están en la base de lo que hoy es Oriente. ¿Cómo cree que la cultura de China ha influido en la cultura de Corea?

R: Ha tenido mucha influencia pero ha desarrollado sus fórmulas autóctonas. En el pasado el imperio Chino ocupó zonas de Corea, y los Reinos Coreanos llegaron a ocupar partes importantes de Manchuria. Como he comentado hoy en día es muy fácil encontrar similitudes entre la cocina Coreana y Japonesa, pero no tanto con la China. El pang o bao Chino (pan al vapor) o los fideos hechos a mano, son de las pocas similitudes que uno puede encontrar entre restaurantes nacionales de Beijing y Pyongyang. El hecho de que Corea esté rodeada por mar, también ha favorecido que el pescado sea un ingrediente esencial. Por ejemplo, una de las tapas más típicas con las que acompañar una cerveza son el calamar y el arenque seco. Esto es también tradicional de Rusia.

Alejandro-Cao-de-Benos-un-espanol-en-la-corte-de-Kim-Jong-un_reference.jpg

En el pasado el imperio Chino ocupó zonas de Corea, y los Reinos Coreanos llegaron a ocupar partes importantes de Manchuria.

P: Alejandro, usted en numerosas ocasiones ha hablado de que en Corea todos los ciudadanos se consideran como una gran familia donde el líder es el padre. ¿Podría explicar más en detalle dicho concepto?

R: Corea ha tenido una gran influencia del Confucionismo y el Budismo. En el pasado ambas filosofía/religiones fueron adoptadas por los diferentes Reinos. Si a eso le añadimos el concepto socialista, en que el individuo se sacrifica por el bien común, y la disciplina revolucionaria, entenderemos que toda familia tiene un ‘padre’, una ‘cabeza’ que sirve de nexo y ejemplo entre todos los hermanos aunque no tengan una consanguinidad. El Líder simboliza la unión del pueblo y la unidad de acción. Existe una relación de amor entre el pueblo y el Líder, y viceversa. Esto convierte a la sociedad en un ente que puede marchar al unísono y que es indestructible. El respeto, la disciplina, el honor, el orden, la lealtad, la honestidad, la humildad están representadas por el Líder, como un espejo donde se mira el pueblo. A la vez el Líder está siempre rodeado de sus familiares (los ciudadanos), aprende de ellos y se preocupa de sus necesidades como un padre.

Dos ejemplo de principios confucionistas que se aplican en Corea respecto al liderazgo:

‘Si eres correcto, incluso sin dar una orden, las cosas se harán; si eres incorrecto, aunque se emitan las órdenes, estas no serán obedecidas’ (Huang 134)

‘Un líder debe tener los siguientes dones: gentileza, benevolencia, respeto, frugalidad y deferencia’ (Huang 49)

actualidad_77252521_146312_1706x960

Existe una relación de amor entre el pueblo y el Líder, y viceversa. Esto convierte a la sociedad en un ente que puede marchar al unísono y que es indestructible.

P: Con respecto a temas un poco más políticos: ¿La presencia de tropas estadounidenses en Corea del Sur es perjudicial para la apertura de Corea del Norte? ¿Tendría un impacto positivo la retirada de las tropas estadounidenses de la península coreana?

R: La ocupación de Corea del Sur por parte del ejército de los EE.UU. y su arsenal nuclear en la zona, mantienen en contínua tensión la península Coreana. Todavía hoy el ejército de Corea del Sur está bajo las órdenes del ejército norteamericano. Además los EE.UU. se han negado a firmar el tratado de paz que ponga fin a la Guerra de Corea desde 1950. Por lo tanto hasta que no se retiren las tropas invasoras de Corea, el país nunca podrá llegar a reunificarse ni a vivir en paz.

Entre el año 2000 y 2007 se acordaron 2 tratados entre Norte y Sur para llegar a la reunificación. Los tratados incluían la necesidad de la retirada de tropas extranjeras. Por desgracia esos tratados fueron anulados por los dos últimos presidentes del Sur (Lee Myung Bak y Park Geun Hye).

actualidad_77252529_146468_1706x1280

Hasta que no se retiren las tropas invasoras de Corea, el país nunca podrá llegar a reunificarse ni a vivir en paz.

P: ¿Nos podría comentar qué diferencia al socialismo Juche de otros tipos de socialismo? ¿Qué rasgos son los que le hace distintivo?

R: La importancia de los intelectuales (además de los obreros y campesinos) como fuerza motriz de la revolución, la posición del hombre como fuerza principal de la transformación de la naturaleza y su futuro, la preservación de los aspectos culturales y tradicionales (el rezo a la luna, la creencia en la vida tras la muerte, las ofrendas a los espíritus de los difuntos, la inclusión de aspectos budistas: karma).

P: Volviendo al tema de las conexiones potenciales entre oriente y occidente. Alejandro, ¿usted cree que sería bueno para Corea del Norte impulsar la entrada de extranjeros? ¿Ayudaría esto a aclarar muchos de los rumores y habladurías sobre este país?

R: Claro que es bueno que más extranjeros visiten y conozcan el país, pero tiene que hacerse de forma ordenada y controlada para que no haya una influencia negativa, o conductas importadas que quiebren la armonía social existente. Esto callaría muchas habladurías evidentes (como que no hay pobres en la calle y que la gente es feliz), pero igualmente el visitante se quedará con muchas incógnitas. El pueblo Coreano es muy tímido y receloso del exterior. Se requiere de tiempo y confianza para demostrar honestidad y romper ese muro. A mí me llevó 12 años.

actualidad_77252524_146379_1706x1280

El pueblo Coreano es muy tímido y receloso del exterior. Se requiere de tiempo y confianza para demostrar honestidad y romper ese muro. A mí me llevó 12 años.

P: Por último: Es muy común en los medios occidentales considerar que Occidente es el paradigma de la libertad mientras que Corea del Norte es prácticamente una cárcel. ¿Cuánto de verdad hay en ese aserto? ¿Se podría decir que España es más libre que Corea del Norte? ¿Qué es la libertad en Corea y en España?

R: Occidente es el paradigma de la desigualdad y la dictadura monetaria. Los productos que uno pueda comprar, su calidad de vida, el entrar o no en la cárcel, dependen únicamente del dinero que uno tenga. ‘Tanto tienes, tanto vales’, eso no es libertad. Si una persona tiene gran capacidad económica tendrá la ‘libertad’ de escoger producto, pero si alguien está en el paro y encima le desahucian, la única libertad que queda está en dormir bajo un puente o dentro de un cajero.

Eso sin contar que la mayoría de países occidentales, como España, no tienen soberanía alguna. Las principales empresas, edificios, incluso paradas de metro están en manos de multinacionales. La política monetaria se dicta desde Berlín, y la militar desde Washington.

En España sólo existe el ‘derecho al pataleo’, y eso es muy diferente a reaccionar en desacuerdo con el sistema. Sólo hay que ver las noticias para comprobar que no existe ninguna independencia, ni política, ni mediática, ni judicial. El dinero sigue siendo el único Dios que mantiene en movimiento un sistema basado en la corrupción endémica.

Por el contrario la RPD de Corea es realmente soberana, por lo que su pueblo es libre de decidir la vía que tomar. No hay lobbies empresariales, farmacéuticos o bancarios que determinen la dirección del mercado o si un fármaco tiene que costar 1.000 veces más. Todo el mundo tiene su salario, vivienda, sanidad y estudios universitarios gratuitos. Esa es la verdadera libertad. El no estar esclavizado 10 horas al día para un miserable salario de 600 euros, o plantearse el suicidio por no poder hacer frente a las facturas. Estoy convencido que el repunte de problemas sociales (violencia doméstica, bullying, drogadicción…) en España están intimamente ligados al estrés social y ansiedad que se vive hoy en día.

Finalmente, es muy fácil demostrar que en España no existe la libertad de pensar diferente. Sírvase una persona a presentar un currículum en cualquier empresa, especificando que es ‘comunista’ y que ha sido ‘representante sindical’ durante 10 años. Veremos quien le da trabajo.

actualidad_77252527_146432_1706x960
Occidente es el paradigma de la desigualdad y la dictadura monetaria.

¿ Qué significa Zhōngguó 中國?El origen de la palabra para China en chino

 

Javier Caramés Sánchez

A menudo se suele poner como prueba del supuesto racismo de los chinos el nombre de su país, zhōngguó 中國, que se suele traducir de forma errada como «país del centro».  Este término aparece ya en los textos clásicos chinos y se utiliza con frecuencia en épocas posteriores, la forma más común de traducirlo es «los países del centro» en referencia al territorio que estaban alrededor de la corte. La primera vez que se empleó para referirse a China como nombre de país es el siglo XVII en el tratado de Tratado de Nérchinsk firmado entre la dinastía Qing y la monarquía rusa.

En algunos textos el término zhōngguó 中國,  hace referencia al centro de poder de un rey o señor feudal. Esto lo podemos observar en la siguiente cita del Mencio:

王謂時子曰:「我欲中國而授孟子室,養弟子以萬鍾」

El rey [de Qi] le dijo a Shizi: « Desearía recibir a Mencio en mi reino (中國)y ser su discípulo ofreciéndole miles de riquezas» (Mencio, 4, 19)

Según el Comentario de los Cuatro Libros de Zhuxi 朱熹 , zhōngguó 中國 es  «el centro de ese estado» 當國之中.  El rey de Qi denomina zhōngguó 中國 al centro de poder desde el cual gobierna. Este uso lo encontramos con mucha frecuencia durante el período de las Cinco Dinastías y los Diez Reinos (907-960) los reinos de norte y del centro se denominaba así mismo zhōngguó 中國. Lo mismo ocurrió durante el gobierno de los mongoles sobre China. Además, la dinastía Yuan, fundada por Kublai Khan,  se denominaba  zhōngguó 中國.  Lo mismo hicieron los manchúes, también de origen no chino, tras fundar la dinastía Qing[1].

En la antigüedad, las sucesivas dinastías ejercieron el poder en un territorio amplio sobre el cual se consideraban legitimadas para gobernar. Los períodos de descentralización política son vistos en los textos antiguos como épocas de desunión y caos. Sin embargo, ese territorio que debía ser gobernado por un emperador no se llamaba zhōngguó 中國 sino  «lo que está bajo el Cielo»  tiānxià 天下 . Esto lo podemos observar por ejemplo en estas citas del Zhan Guo Ce 戰國策:

以大王之賢,士民之眾,車騎之用,兵法之教,可以並諸侯,吞天下,稱帝而治。

Vos, con vuestra virtud, con vuestras multitudes de guerreros, con el uso de carros de combate y con la instrucción del ejército, podréis someter al resto de señores, conquistar lo que está bajo el Cielo, ser llamado emperador y gobernar. (Zhan Guo Ce, 3.2)

五歲而卒滅燕國,而虜燕王喜。秦兼天下。

Al cabo de cinco años, [Qin] derrotó a Yan e hizo prisionero a su rey. Así Qin unificó todo lo que está bajo el Cielo. (Zhan Guo Ce, 31.5) 

Sobre el término zhōngguó 中國 es de gran interés el siguiente texto:

中國者,聰明睿知之所居也,萬物財用之所聚也,賢聖之所教也,仁義之所施也,詩書禮樂之所用也,異敏技藝之所試也,遠方之所觀赴也,蠻夷之所義行也。                                                        

Los estados centrales es donde reside la sabiduría y la inteligencia, es donde se juntan las riquezas, es donde enseñan los virtuosos y los sabios, es donde se desarrollan la benevolencia y el sentido de lo justo, es donde son empleadas las enseñanzas de los clásicos de la Poesía, la Historia, la Normas de Conducta y la Música, es donde se utilizan artes extraordinarias, es hacia donde quiere dirigirse la gente de lugares lejanos y es un lugar de referencia para los Man y los Yi en relación con el sentido de lo justo y la conducta. (Zhan Guo Ce, 19-4)

En este caso, zhōngguó 中國, traducido como «estados centrales» hace referencia a los reinos de la gran llanura, es decir, Wei, Qi, Han y, probablemente, Song. En este texto podemos observar que «los estados centrales» están relacionados con el origen de lo cultivado. A diferencia de los citados estados, el emergente reino de Qin, que finalmente conquistaría al resto y instauraría las bases institucionales de las dinastía posteriores, es visto de forma sistemática como un reino ajeno a zhōngguó 中國 e, incluso, es equiparado con los bárbaros:

魏將與秦攻韓,朱己謂魏王曰:「秦與戎翟同俗,有虎狼之心,貪戾好利而無信,不識禮義德行。茍有利焉,不顧親戚兄弟,若禽獸耳。此天下之所同知也,非所施厚積德也。故太后母也,而以憂死;穰侯舅也,功莫大焉,而竟逐之;兩弟無罪,而再奪之國。此於其親戚兄弟若此,而又況於仇讎之敵國也?今大王與秦伐韓而益近秦(患),臣甚或之,而王弗識也,則不明矣。群臣知之,而莫以此諫,則不忠矣

Wei iba a aliarse con Qin para hacerle la guerra a Han. Zhu Ji le dijo al rey de Wei: « Qin tiene las mismas costumbres que los pueblos de Rong y Di, tiene una intenciones feroces, le gusta la violencia y ama el beneficio, no tiene honestidad, ninguna noción de virtud, sentido de lo justo y normas conducta. En cuanto ve que puede obtener beneficios, se despreocupa por la buena relación entre hermanos y se comporta como las bestias. ¡ Esto se sabe en lo que está bajo el Cielo!¡ En Qin no hay bondad ni piedad! Por eso, la reina Xuan, madre del rey de Qin Zhao, murió de pena. Su padre, el señor de Rang, fue expulsado cuando llegó a lo más alto de sus méritos. Sus dos hermanos, aunque no hicieron ningún mal, fueron desposeídos de sus feudos. Si trata así a los suyos ¿ Qué no hará sus enemigos? Pues bien, si vos os aliais con Qin para hacerle la guerra a Han, os situaréis al borde de una desgracia. Yo estoy verdaderamente perplejo pero vos sois poco inteligente puesto que no habéis visto esto. Vuestros ministros lo saben pero son desleales puesto que ninguno de ellos ha protestado. (Zhan Guo Ce, 24.8)

En esto texto podemos observar un aspecto esencial que marca la diferencia entre lo relativo zhōngguó 中國 y el resto: el cultivo del corazón-mente xīn 心 en el. De hecho, según el comentario de la Analectas de la Dinastía Song Lunyu zhushu Bayi 論語注疏 , la diferencia entre los Man y los Yi y los pueblos que pertenecen a 中國 reside en el grado de desarrollo de sus costumbres.  Se le atribuye a Confucio lo siguiente:

子曰:「夷狄之有君,不如諸夏之亡也。」

El maestro dijo: « Los Man y los Yi con gobernante no son como los Xia sin gobierno» (Analectas, 3.5)

El comentario de la dinastía Song Lunyu zhushu Bayi 論語注疏  señala que Xia 諸夏 hace referencia a zhōngguó 中國 y explica esta cita de Confucio de la siguiente manera:

此章言中國禮義之盛,而夷狄無也 ⋯⋯夷狄雖有君長而無禮義,中國雖偶無君,若周、召共和之年,而禮義不廢

Este texto quiere decir que, a diferencia de los Yi y los Di, en los estados centrales las normas de conducta (禮)y el sentido de lo justo (義)están muy desarrollados (…) Los Man y los Yi, aunque tengan gobernantes o líderes, no disponen de normas de conducta y sentido de lo justo. En los estados centrales, aunque en ciertos momentos no haya un gobernante ( Por ejemplo, durante los años de Gong y He durante la dinastía Zhou) , las normas de conducta y el sentido de lo justo no son rechazados. (Lunyu zhushu Bayi 論語注疏, 3.5)

En este texto se puede observar que, frente a los Yi y los Di, en los estados del centro hay un alto desarrollo de las normas de conducta y el sentido de lo justo. Gracias a esto, aunque no haya un gobernante, no se corrompe la moralidad.

En suma, el sinograma zhōngguó 中國  hace referencia a los estados centrales situados en la llanura central. Asimismo, alude también a un centro de poder. Este centro de poder se caracteriza por poseer un nivel alto en el desarrollo en relación con la moralidad. Esta palabra no hacía referencia a una «nación» o «pueblo» caracterizado por unos rasgos raciales determinados o un carácter colectivo innato y circunscrito a un territorio geográfico delimitado. La palabra zhōngguó 中國 con el sentido de China es muy posterior. Este significado aparece como consecuencia del contacto primero con Rusia y, posteriormente, con otros países europeos que expandieron su influencia por Asia.

 

[1] Zhao Yongchun 赵永春: Cong fushu “zhongguo” dao danshu “zhongguo”从复数“中国”到单数“中国”

¿Es China comunista o capitalista?

a-mistura-do-comunismo-e-do-capitalismo-torna-a-china-um-pais-de-contrastes.jpg

Algunas matizaciones iniciales…

Esta es una pregunta que muchos se hacen y que muy pocos se atreven a responderla con claridad. También esta cuestión hace que China despierte interés en los círculos académicos. Existe un gran número de artículos afirmando tanto que China es un país socialista o comunista como que es un país capitalista, cuando ambos sistemas parecen incompatibles. ¿Qué es en realidad?

Bueno. Esta pregunta parece sencilla, pero la respuesta es mucho más compleja. En primer lugar, los países (así como su economía y sociedad) evolucionan con el tiempo. Y ciertamente China ha cambiado mucho (y varias veces) en el último siglo, como veremos. Incluso la definición de socialismo usada por el gobierno chino ha evolucionado. En segundo lugar, no se puede valorar el sistema económico y/o político en general, sino que deben analizarse los aspectos concretos de su sistema.

En cuanto a su sistema cultural, debemos matizar que la cultura China presenta por lo general un elevado nivel de tolerancia y respeto a las tradiciones culturales, influenciado por las ideas del confucianismo y del taoísmo. Esto es un contrapeso evidente contra el poder burocrático del Estado y contra las transformaciones de la sociedad ejercidas desde el poder político.

Una vez hechas estas matizaciones, vamos a analizar los aspectos culturales, políticos y económicos concretos de China para poder llegar a una conclusión al respecto.

Un poco de historia…

Tras la guerra civil de China, en 1949 los comunistas se alzaron con el poder proclamando la República Popular China y creando un comunismo feroz en la China continental. En este momento, no existía la propiedad privada y la mayoría de la economía estaba planificada por el Estado, aunque dicha planificación era a un nivel más descentralizado que en el caso de la URSS. China era básicamente un país agrícola donde los campesinos debían entregar toda la producción al gobierno y éste repartía entre todos. Además, con el Gran Salto Adelante, Mao intentó convertir a China en un país industrial, aunque lo que provocó fue una enorme destrucción de herramientas y maquinaria: obligó a todos los campesinos a construir altos hornos en sus casas y a empezar a producir, que no les quedaba más remedio que fundir todos sus materiales para poder producir otros de menor calidad, con tal de cumplir con las órdenes gubernamentales. En esta época se puede decir que efectivamente China era un país comunista o socialista.

Mao as the Sun 2400x1300 px.jpg

Después de la muerte de Mao Zedong, Deng Xiaoping -que había sufrido en sus propias carnes la dura represión del gobierno de Mao- se convirtió en el máximo líder de la República Popular de China desde 1978. Deng Xiaoping se caracterizó por ser muy pragmático: “Da igual que el gato sea negro o blanco: lo importante es que cace ratones“. Su política consistió en mantener las instituciones del Partido Comunista, para no generar una crisis de legitimidad política, manteniendo la retórica comunista, al tiempo que emprendía reformas de apertura y liberalización económica.

90fba69c44650f7766420e.jpg

En realidad, muchas de las reformas emprendidas por Deng Xiaoping estaban inspiradas en la experimentación campesina bajo el régimen de Mao. Durante la época de Mao, muchos campesinos acordaron en secreto repartirse parte de la producción y no entregarla al gobierno. Deng Xiaoping legalizó este tipo de contratos, permitiendo en la práctica la producción agrícola para uno mismo. Además, los cambios impulsados por Deng Xiaoping fueron graduales (y no cambios repentinos), precedidos de experimentos a lo largo de todo el país. Por ejemplo, se liberalizaron ciertas zonas del país (llamadas Zonas Económicas Especiales), y una vez demostrada su eficacia, se trasladaron a otras zonas del país.

En la práctica, desde finales de los 70, con la entrada de Deng Xiaoping en el poder, China experimentó una de las épocas más reformistas y liberalizadoras de su historia, también fue una de las épocas con mayor crecimiento económico. Así, China protagonizó la industrialización más rápida de la historia. ¿Qué medidas implantó? Permitió la autoproducción campesina, permitió la inversión extranjera, creó zonas económicas especiales con regulación más laxa, elimino casi todos los ministerios industriales creados durante la época de Mao, eliminó casi todos los precios fijados por el gobierno y permitió los precios fijados por el mercado, privatizó numerosas empresas, entre otras. En consecuencia, los ingresos fiscales del gobierno cayeron dramáticamente desde finales de los 70.

También creó el término “Un país, dos sistemas” en el que permitía la existencia de varios sistemas económicos en China (con el objetivo de Macao, Hong Kong y Taiwán un sistema capitalista y China continental con un sistema más socialista). Se puede decir que desde finales de los 70, China experimentó una transformación económica sin precedentes, dejando atrás el comunismo y abrazando una economía de mercado, aunque todavía permanecían instituciones y características propias del socialismo. Por lo que las reformas económicas debían continuar en la senda marcada por Deng Xiaoping para abandonar por completo el socialismo.

Deng Xiaoping representaba las características más propias del pensamiento Chino: un pensamiento práctico y con poca carga ideológica, abierto a aceptar todo tipo de contradicciones. Mientras que en occidente la razón y las ideas suelen tener una preponderancia, así como la dialéctica y el enfrentamiento entre diferentes ideas, en oriente (y más concretamente en la china clásica) la razón y la idea queda muy por debajo de la realidad y la praxis. Además, el pensamiento chino suele caracterizarse por su sincretismo: no suele haber tal contraposición ideológica entre unas ideas y otras, sino que es de espíritu conciliador buscando la combinación de diferentes ideas.

e5b18fe5b995e5bfabe785a7-2012-07-16-4-34-51-pm.png

Así, fue posible que Deng Xiaoping iniciase la transformación económica, sin alterar de forma ostensible las instituciones del establisment. Deng Xiaoping no creía que la economía de mercado fuese sinónimo de capitalismo o que planificación fuese sinónimo de socialismo: “La planificación y las fuerzas del mercado no son la diferencia esencial entre socialismo y capitalismo. Una economía planificada no es la definición de socialismo, porque hay planes bajo el capitalismo; la economía de mercado se da también bajo el socialismo. El mercado y la planificación son dos fuerzas que controlan la actividad económica“.

Deng Xiaoping desarrolló el concepto de “Socialismo con características chinas”, que fue una forma de poder mantener la retórica comunista al tiempo que la economía se hacía cada vez menos intervencionista y con más libertad de acción para los ciudadanos. Este concepto defendía que China debía encaminarse hacia el socialismo, pero que China todavía estaba en una etapa muy inicial para poder lograrlo, y era en esta etapa inicial donde la economía de mercado debía imperar.

Aunque el proceso reformador fue muy loable y con unos resultados difíciles de mejorar, lo cierto es que dicho proceso reformador se ralentizó en el tiempo, hasta el punto de que puede hablarse de una reversión de las reformas económicas liberales en China. Algunos autores citan el punto de inflexión en las protestas de la plaza de Tiananmén en 1989. Analicemos en detalle dicho acontecimiento.

tiananmen_tanks.jpg

Las reformas económicas hasta ese momento eran muy ambiciosas, y aunque se habían realizado de forma gradual, las reformas económicas suelen tener costes asociados a corto plazo a cambio de beneficios importantes a largo plazo. La liberalización de los precios estaba provocando una inflación muy importante en China, que originaba descontento social. Además, de dos hechos muy relevantes: primero, la liberalización de la economía hizo que el gobierno contase con menos recursos y menos control sobre la población; segundo, la liberalización de la economía incitó a muchos jóvenes a pedir una transformación semejante en el terreno político.

El gobierno de China vio amenazada su propia legitimidad y existencia, a consecuencia de las propias reformas que había llevado a cabo. Y por tanto, comenzó una reversión del proceso liberalizador de China y se produjo un crecimiento del poder del Estado muy elevado, convirtiendo a China más que en un país de libre mercado en un capitalismo de Estado.

Análisis…

¿Qué es socialismo o comunismo? Es difícil de precisar con exactitud dicha definición, pero podemos citar una serie de características propias. Se suele identificar con la propiedad pública de los medios de producción, con un Estado con elevada autoridad y capacidad, con una reconocida intención de cambiar la sociedad y una intención de redistribuir la riqueza. Además, está asociado con la planificación central (dirigida desde el gobierno).

China oficialmente es comunista, con un gobierno que tiene mucha más influencia sobre la economía que otras economías desarrolladas o de ingreso medio. Por otro lado, el gobierno chino nunca ha aceptado abiertamente la privatización. De hecho, la Constitución de China afirma que mientras existen múltiples sistemas de propiedad, la propiedad estatal debe ser la fuerza líder.

Toda la tierra en China es propiedad del Estado mientras que las viviendas son arrendadas a las familias mediante alquileres con duraciones de hasta 70 años. Dicha renta debe pagarse a los gobiernos locales, representando un total de ingresos del 7.1% del PIB. Además de los alquileres de la tierra, el gobierno de China no basa sus ingresos fiscales en impuestos sobre la renta o sobre la propiedad, sino en el IVA (4.6% del PIB) e impuestos empresariales (4% del PIB) e impuestos sobre transacciones. Además, los beneficios de las empresas estatales también van a las arcas del Estado (6.1% del PIB) y los beneficios de un sistema financiero totalmente regulado por el Estado. Esto significa que el gobierno de China tiene un control del 38% del PIB, aspecto muy diferente del que China tenía hace 20 años. Así, las fuentes de ingreso del gobierno han crecido dramáticamente, triplicándose desde 1996 hasta 2013.

Gráfico 1: Evolución de los ingresos públicos como porcentaje del PIB

Capture3.PNG

Gráfico 2: Control/Ocupación del gobierno de China en diferentes aspectos

Capture1.PNG

En otras palabras, la liberalización inicial auspiciada por Deng Xiaoping ayudó a crear un mercado privado, al tiempo que el gobierno se aseguró el control de la tierra y de todas las instituciones financieras. Esto ha permitido al gobierno chino monetizar ese control, generando suficientes ingresos, expandiéndose y virando hacia un modelo conocido como capitalismo de Estado.

En torno a la década de los 90 China prácticamente no tuvo planes o políticas industriales, ya que Zhu Rongji -primer ministro de China entre 1998 y 2005- no era partidario de ellos debido a la alta ineficiencia de los mismos. Sin embargo, en torno a la primera década del siglo XXI, los planes y las políticas industriales volvieron de nuevo con fuerza.

Además, el sistema financiero de China oficial se ha caracterizado por ser una extensión del gobierno de China. Actualmente en torno al 80% de los activos bancarios pertenecen al gobierno y los tipos de interés de los préstamos y los depósitos están regulados directamente por el gobierno de China. ¿Por qué es esto así? De esta forma, el gobierno dirige el crédito de la economía (los ahorros de los ciudadanos) en forma de préstamos a las empresas estatales, que son altamente deficitarias, consiguiendo financiación. Esto ha permitido que China tenga una red de empresas estatales enorme. De hecho, si las empresas estatales de China fuesen un país a parte, sería el cuarto país más grande del mundo (ver), detrás de EEUU, la propia China y Japón.

Gráfico 3: Ingreso fiscal de las empresas estatales contra el PIB de las mayores economías

800x-1.png

Por estas razones, los activos totales del gobierno de China (tierra, empresas no financieras y empresas financieras) totalizan un 300% del PIB, mientras que en EEUU esa cifra llega al 34%.

Gráfico 4: Activos totales del gobierno (%PIB), China y EEUU

capture

Sin embargo, donde la economía de mercado es más dinámica en China es en la industria y la agricultura. La proporción estatal en la industria ha descendido rápidamente a consecuencia de la entrada de empresas extranjeras y privadas, hecho auspiciado por la reforma económica. La propiedad privada en la industria se ha mantenido alta y tanto la industria como la agricultura se han mantenido predominantemente manejadas por el mercado. La mejora de la agricultura en China ha sido la responsable de que más de 114 millones de personas hayan salido de la pobreza en China.

Aunque todavía sigue vigente el sistema hukou que divide a todas las familias chinas en dos categorías: los que tienen un permiso residencial urbano y los que no. Esto ha creado una enorme desigualdad en la economía china.

Por otra parte, China no tiene desarrollado un sistema del bienestar, por su enorme dificultad a la hora de desarrollarlo. Esto hace que muchos de los desincentivos que un Estado del bienestar tienen sobre la economía, no se produzcan en China, a saber: inflación, desempleo, reducción del ahorro, etc.

 

Conclusión…

La política y economía de China ha estado en constante evolución. Evidentemente China ha experimentado una transformación económica muy importante, adoptando muchas instituciones propias de una economía de mercado, pero manteniendo todavía muchas propias de un sistema comunista, al tiempo que continúa con la retórica comunista. China todavía tiene muchas reformas que hacer para poder ser considerada como una economía de mercado: liberalizar su sector financiero, privatizar sus empresas estatales, favorecer los derechos de propiedad privada y eliminar el control de capitales.

A pesar de ello, se puede considerar que los ciudadanos de China cuentan con los suficientes instrumentos como para ejercer su libertad económica sin demasiadas restricciones. La reforma económica permitió la entrada de empresas extranjeras a China. Esto, unido con la existencia de Hong Kong -uno de los lugares con mayor libertad económica del mundo- hace que existan enormes válvulas de escape en China que alivien  enormemente la presión del Estado chino sobre la economía. No en vano, la gran mayoría de las empresas de China están radicadas en Hong Kong y operan como empresas extranjeras en China.

Además, la tecnología ha hecho posible que muchas de las regulaciones emprendidas por China sean altamente eficientes. El control de capitales es usualmente burlado por el uso del Bitcoin. Se estima que la gran mayoría de la actividad del Bitcoin proviene de los mercados on-line radicados en China. Además, el precio del Bitcoin está asociado con el nivel de restricción de capitales en China: a mayor restricción, mayor precio.

En definitiva, la China continental continúa teniendo características de una economía comunista, pero permite el uso de válvulas de escape y libertad de acción en algunos ámbitos que hacen que en la práctica sea posible una economía de mercado muy dinámica.


 

Fuentes utilizadas:

  • Just How Capitalist is China, Yasheng Huang
  • Naughton, Barry. 2017. “Is China Socialist?” Journal of Economic Perspectives, 31(1): 3-24.

¿Qué relación hay entre Confucio y el sistema financiero en China?

I

Sociedad y economía

Es generalmente aceptada la idea que la economía y la sociedad son dos caras de la misma moneda. Algunos autores, como Ludwig von Mises incluso habla de praxeología o estudio de la acción humana, incluyendo a todas las ciencias sociales en la misma. Karl Marx hablaba de que la infraestructura (base material) y de la superestructura (base intelectual). Max Weber hablaba de que la base material de la sociedad y la base intelectual de la misma se retroalimentan: la economía condiciona a las ideas y las ideas condicionan a la economía.

La relación entre la sociedad y la economía es una generalización que puede aplicarse en multitud de casos prácticos. En este caso, nos trasladaremos hasta la cultura china para observar la relación directa entre las ideas y su sistema financiero. Concretamente, hablamos de las ideas de Confucio, porque son las que más han influido en la formación de la cultura China, como hemos visto en otros artículos de Chinacerca: en torno al siglo II a.C. las ideas de Confucio debían de ser estudiadas para acceder a la Corte Imperial, hecho que perduró a lo largo de muchos años, con enormes repercusiones hasta nuestros días.

El análisis pormenorizado de las ideas de Confucio queda fuera del alcance de este artículo, aunque pueden visitar los siguientes artículos de Chinacerca:

II

Confucianismo

En esencia, uno de los aspectos más interesantes de Confucio era su apoyo por los valores morales, por la transmisión de esos valores de unas generaciones a otras, así como el desarrollo de instituciones sociales mediante la evolución. En este sentido, parece que las ideas confucianas colocan a la familia por encima del gobierno burocrático tal y como se entiende actualmente en occidente.

Además de la evolución espontánea y consuetudinaria de la sociedad, las ideas de Confucio favorecen la confianza entre los diferentes individuos de un grupo, incentivando más el grupo y la cooperación que el aislamiento.

Confucius-Analects-Fan-Fotolia_40287679-676x450.jpg

Por este motivo, en China, a diferencia de otros países, es muy difícil implementar reformas drásticas a corto plazo. China, bajo la influencia de las ideas de Confucio, la población tiende a pensar que los cambios fundamentales en la sociedad deben ser graduales y no pueden ser plenamente aplicados hasta que no hayan sido probado correctos. Un ejemplo muy reciente de ello ha sido la transformación económica de China experimentada a finales de los 70 e impulsada por Deng Xiaoping, y que estuvo basada en una revolución marginal, transformando la economía paso a paso y mediante diferentes experimentos aislados (como fue el de Shenzhen). Nótese que esta mentalidad es un repelente de dictadores y de personas que quieran transformar la sociedad bruscamente sin atender a las costumbres.

En este sentido, el dictador comunista Mao Zedong, debe ser visto como todo lo contrario a la sociedad de China, como una aberración de la misma. Es más, Mao Zedong impulsó la Revolución Cultural que pretendía eliminar y destruir por completo toda la cultura tradicional de China, y no dejar rastro del confucianismo. Aunque logró una gran destrucción cultural (hoy día se puede observar cómo Taiwán y Hong Kong que no estuvieron bajo la influencia de Mao conservan muchas más tradiciones originales que la República Popular de China), no consiguió eliminar el confucianismo del inconsciente colectivo de China.

El conjunto de creencias confuciano, que define claramente a la familia y los órdenes sociales, es muy diferente de las creencias occidentales sobre cómo los códigos legales deben ser formulados y cómo los individuos y las empresas negocian (e.g., Pye, 1982; Chow, 2002). Para empezar, el confucianismo posiciona a las normas sociales en un estado de superioridad frente a las normas legales. No es coincidencia que las normas legales tengan menor fuerza en China que en un país occidental.

Usando la encuesta World Values, llevada a cabo en a principios de la década de los 90, se observa que China tiene uno de los niveles más elevados de confianza social entre un grupo de 40 países desarrollados y no desarrollados. Por tanto, podemos afirma que la elevada confianza social en China está influenciada por las creencias confucianas.

III

El sistema financiero de China

Es un concenso entre los estudiosos de la economía China que su sistema financiero presenta una estructura muy perniciosa para los derechos de propiedad y presenta unos niveles de ineficiencia en la asignación de capital muy elevados. Sin embargo, el economista Franklin Allen concluye que a pesar de la aparente contradicción entre la ineficiencia de las instituciones burocráticas en China, existen unos mecanismos espontáneos dentro de los límites legales y financieros que apoyan el crecimiento económico y financiero de la economía. Esos mecanismos están basados en las relaciones sociales y en la reputación, basados en creencias culturales y en la evolución histórica de las instituciones y organizaciones en China.

En otras palabras, si China no contase con instituciones evolutivas tan importantes basadas en el confucianismo, si China dependiese tan sólo de sus instituciones burocráticas, muy probablemente el elevado crecimiento económico del país no hubiese sido posible. Parece lógico que a mayor nivel de auto-organización social, menor necesidad de dirigismo o burocratización de la sociedad.

El sistema financiero formal y oficial de China está diseñado para favorecer a los monopolios del gobierno, y las empresas privadas quedan en la práctica excluidos de la financiación forma. Sin embargo, en China existen numerosos canales informales de financiación y que pertenecen a un sistema único de instituciones que ha estado evolucionando desde una mezcla de factores incluyendo relación y reputación, cultura e historia, así como un conjunto seleccionado de ideas y prácticas de los países desarrollados.

Por ejemplo, muchas de las empresas que tuvieron éxito no utilizaron ninguna fuente de financiación oficial. Las empresas “start-ups” a menudo dependen de amigos y familia y otras fuentes privadas de financiación. Por otra parte, las empresas más maduras tienen a menudo listas cruzadas de cuentas de crédito y débito con otras empresas del sector.

Teniendo esto en cuenta, debemos saber que China debe desarrollar su propio sistema financiero basado en su propia idiosincrasia y el imitar el diseño de los sistemas financieros occidentales puede ocasionar numerosos errores.

Observemos en los gráficos de abajo, que representan el porcentaje de fondos captados de diferentes fuentes para financiar una empresa. Por ejemplo, las empresas en China obtienen el 6% del capital de la familia y los amigos, por encima de países en desarrollo comparables como India (3.5%), Rusia (<2%) y Brasil (>1%). En términos de capital propio, China vuelve a liderar, captando el 12% de la financiación de la empresa mediante su propio capital (dinero que ponen los fundadores). Asimismo, en la categoría “otros”, donde se incluyen préstamos de fuentes informales, representa más de un 40% del total de los fondos, muy por encima de sus países comparables.

Gráfico 1: Fuentes de financiación empresarial por países

capital

Podemos concluir lo siguiente:

  1. Las instituciones burocráticas y legales no es lo único que sostiene una economía o una sociedad. También las costumbres sociales permiten que desarrollen los mecanismos de la economía.
  2. La sociedad y la economía están interconectados entre sí.
  3. El confucianismo forma parte del ADN cultural de China y sin duda ha jugado un papel fundamental en el crecimiento económico de China.
  4. Las costumbres empresariales de China reflejan este hecho.

Fuentes usadas para el artículo:

  • Franklin Allen, Jun Qian and Meijun Qian. Comparing China’s Financial System China Journal of Finance, 2003.
  • Franklin Allen, Jun Qian and Meijun Qian Law, Finance and Economic Growth in ChinaJournal of Financial Economics, 2004.
  • Meghana Ayyagari, Asli Demirgüç-Kunt and Vojislav Maksimovic Formal versus Informal Finance: Evidence from China The World Bank, Development Research Group, 2008.

 

 

El amor entre oriente y occidente (IV): Chris y Fufu

Tras el tercer cortometraje, Chinacerca vuelve a publicar el cuarto cortometraje que ilumina las relaciones amorosas entre China y occidente.

En el cortometraje de hoy podemos observar cómo dichas relaciones interculturales enriquecen la vida al aportar diversidad. La forma tan diferente de entender las normas, el lenguaje verbal y no-verbal y las costumbres más básicas de la vida cotidiana. Como ya hemos afirmado otras veces, es por eso por lo que una relación intercultural con culturas tan diferentes, puede ser una oportunidad para escapar de los límites culturales para ampliar la propia libertad individual.

Screenshot 2017-01-19 00.07.20.png

Estas conexiones amorosas tan interesantes son cada vez más frecuentes. Así se refleja en los cortometrajes “EU-China Love Links” (中欧合璧) lanzados en el Festival de cine de la Unión Europea en China, a los que Chinacerca ha tenido acceso.

IV. Chris y Fufu

En el cuarto cortometraje, Chris, de Dinamarca, y Fufu, de Pekín, nos trasladan sus vicisitudes amorosas en Pekín, como evolucionó su noviazgo y ahora su matrimonio, así como sus planes para sus futuros hijos.

En este caso, también se vivieron dificultades en la relación al principio, donde las costumbres diferentes suponían un reto: la personalidad tan abierta y habladora de Fufu contrastaba con la personalidad tan introvertida de Chris. Sin embargo, ambos pudieron controlarlo adecuadamente y conseguir mover las fichas adecuadas para que la relación se fortificara. A ambos ahora les une su matrimonio y sus expectativas de tener hijos en Pekín a los que enseñarles ambas culturas, tanto la de Dinamarca como la de China.

Autor:

Antonio Vegas

El talento en China.

Autor: Javier Caramés Sánchez 

Tal y como afirma Bastos Boubeta, es una ley de hierro de la historia que haya una clase dominante que gobierne sobre el resto y lo adoctrine en una fórmula política. Estas clases pueden ser abiertas o cerradas. Si el poder político es cerrado tiende a durar poco en el tiempo mientras que si es abierto perdura puesto que introduce dentro de la élite gobernante a las personas más capacitadas para adaptarse a las circunstancias. (Véase: Aristocidio y fortalecimiento del poder político)

La Iglesia, en cuya ideología se apoyaba el poder político de los países Europeos, era una élite abierta. Muchos de los sacerdotes que llegaron a obtener cargos importante tenían una procedencia humilde. Lo mismo sucedía con los funcionarios que accedía al gobierno imperial y preimperial. Desde el finales del Período de Primaveras y Otoños, los gobernantes empezaron a seleccionar a sus ministros y funcionarios en base al mérito y no al criterio de sangre. En los textos clásicos chinos se insta al mandatario a rodearse de las personas más capacitadas.

Hacia el final del período del período de Primaveras y Otoños, los múltiples reyes de China cambiaron el criterio de selección para su corte. Anteriormente, los cargo eran ocupados por aristócratas cuyos antepasados habían gozado de esta condición. Sin embargo, la compleja situación política de constantes guerras y conquistas obligó a los gobernante a contratar para su corte a personas mejor formadas aunque tuviesen procedencia humilde.

Tal y cómo muestran personajes históricos como Su Qin 蘇秦, que pasaron de ser muy pobres a tener cargos importantes y riquezas gracias a su talento, en los Reinos Combatientes había clases dominantes abiertas hacia las cuales el talento era atraído. La propia historia de Su Qin nos muestra el porqué. Él en un primer momento intentó obtener un cargo en el reino de Qin. Sin embargo, a pesar de que intentó ganarse su favor fue rechazado una y otra vez. Tras padecer penurias y mejorar sus conocimientos militares y retóricos, Su Qin se dirigió a Zhao para buscar un cargo. Puesto que le causó una buena impresión al monarca, le fue asignado un feudo y obtuvo prestigio y riquezas.

Yuri Pines, afirma que durante el período de los Reinos Combatientes hubo un mercado de talento que permitió a las personas con capacidades obtener trabajo en alguna de las múltiples cortes de reyes y señores feudales. La centralización del poder que se dio con la unificación de China acabó con estas oportunidades. Antes de que el Primer Emperador fundase la dinastía Qin, las personas con saberes podían rechazar a un gobernante al que no considerasen apto o, incluso, podían criticarlo duramente. Este es, por ejemplo, el caso de Yan Chu 顏觸 . El Zhan Guo Ce 戰國策  nos muestra cómo él abroncó al rey de Qi por su falta de virtud. En la Audiencia que Yan Chu tuvo con este monarca, mostró desde el principio una actitud desafiante y dura. Sin embargo, el rey de Qi, a pesar de haber sido ridiculizado, le pidió  a Yan Chu que lo instruyese pero este lo rechazó.

Aunque durante la época imperial, no continuase el mercado de talento variado de los Reinos Combatientes, perduró el sistema de acceso a la corte en función de los méritos. Los Han fueron los primeros en crear unas oposiciones. A estos exámenes se podía presentar cualquiera con independencia de su nivel social.

Obviamente durante los Reinos Combatientes hubo muchas posturas en relación a la definición de mérito y talento. Finalmente, durante la dinastía Han, prevaleció la visión confuciana. Para los confucianos, el talento se asocia con no tanto con altas capacidades técnicas sino con el cultivo el unos valores morales basados en el  lǐ 禮 que, tal y como vimos en artículos anteriores, son normas de conducta que vienen dadas por la tradición. Para Confucio, estos valores morales era lo que marcaba la diferencia entre las personas y no su origen. De hecho, él creo una escuela que, a diferencia del resto, aceptaba a estudiantes de cualquier procedencia social.

Las normas de conducta de la moral confuciana no se basan en dogmas sobre la realidad. Confucio consideraba que había que imitar y seguir una buena conducta basada en la tradición pero no estableció un sistema de creencias válidos para toda circunstancia. Los valores confucianos están más relacionados con  hábitos de vida que con conceptos abstractos o verdades absolutas sobre el cosmos. Por este, motivo los sistemas de creencias procedentes de fuera como el budismo se pudieron asentar en China.

Desde nuestro punto de vista, los ideales de  la élite cultivada en la ética confuciana fueron los que permitieron la pervivencia de las instituciones imperiales que se desarrollaron durante las dinastía Qin y Han. Incluso, las dinastía Yuan y Qing, de origen extranjero tuvieron que adoptar estos valores para poder gobernar. La razón de esto se debe a que la moralidad de esta élite se basada en el cultivo de una conducta validada por una tradición de muchos años y, al mismo tiempo, no desarrolló un sistema de verdades absolutas verbalizables y aplicables a todos circunstancia que posibilitó la incorporación de miembros de otras élites intelectuales como el taoísmo o el budismo.

 

 

¿Cómo se le puso freno al poder político en Europa y China?

Autor: Javier Caramés Sánchez 

En esta entrada analizaré dos formas diferentes de ponerle freno al poder político. Una se basa en el sometimiento a una autoridad impersonal o supra humana, la otra se basa en el respecto al orden natural de las cosas. La primera se desarrolló en Europa mientras que la segunda es propia de la civilización china.

Antes entrar en el análisis, mostraremos lo que entendemos como poder político, término que definiremos como un grupo de personas organizado y dirigidos por un líder que ejerce de forma legítima la coacción. Tal y como dijeron Zhuangzi y los defensores de las teorías predatorias del estado, el origen del poder político está en bandas de bandidos que pusieron a trabajar para ellos a las personas que dominaron y consiguieron hacerles creer  que esto lo hacían por su propio interés. No vamos a entrar a debatir si es necesaria o no la coacción del estado. Sobre este tema recomendamos  este debate entre Juan Ramón Rallo y Miguel Anxo Bastos Boubeta.

En Europa, desde muy antiguo, el poder político siempre a estado sometido a un ente suprahumano superior. Tradicionalmente dicho poder estuvo encarnado en Dios. Él representaba la verdad absoluta y ningún gobernante podía, al menos teoría, quebrantar su ley. Asimismo, ni gobernante ni su corte estaban autorizados para interpretar la voluntad de Dios. Esto correspondía a la Iglesia.

Este modelo de continencia de poder político sufrió desde la Revolución Francesa hasta el siglo XX una transformación en lo aparente. Es decir, esa autoridad supra humana que antiguamente era Dios se convirtió en la gente. La voluntad del altísimo fue sustituida por la de un colectivo.  Este colectivo fue entendido de diversas maneras. Por ejemplo, para las ideologías nacionalistas el colectivo es la gente que constituye una nación mientras que para las socialistas esto colectivo lo constituía la clase obrera. De la misma forma que el gobernante antiguamente debía estar sometido a la ley de Dios, en la actualidad los políticos deben acatar la voluntad de las masas encarnada en ideologías como el socialismo o el nacionalismo. La ciencia moderna también apela a un orden superior abstracto cuyas leyes debe obedecer el poder político. No es de extrañar que con frecuencia se tienda a justificar la acción política con la autoridad de la ciencia.

En el caso chino el freno son unas enseñanzas asociadas generalmente con Confucio y sus seguidores que instan al poder político (el emperador y su corte) a adaptarse al orden natural de las cosas, no actuar y no hacer sufrir al pueblo ni empobrecerlo con impuestos. El gobernante dentro de los ideales de Confucio debía ser un modelo de virtud para el resto. Su autoridad debía basarse en la ejemplaridad antes que en la coerción y los castigos. El mandatario debía instruir en el lǐ 禮 a su corte formada por ministros cuyo criterio de selección era su talento más que su nacimiento. De hecho, desde la dinastía Han, el acceso a la corte se hacía por oposición. Estos exámenes de acceso no median tanto conocimientos técnicos como el de conocimiento de unos ideales cuyo énfasis se ponía en el cultivo de la virtud. De acuerdo con estos ideales, el poder político debía poner por encima el bienestar del pueblo no siendo lícito que la corte tuviese muchos gastos ni, todavía menos, asfixiar al pueblo con altos impuestos. De hecho, hubo en momentos puntuales de la historia de China en los que los impuestos fueron simplemente abolidos. Un caso muy conocido fue el reinado del emperador Wen durante la dinastía Han durante el cual los impuestos fueron eliminados.

A menudo se ve a los gobernantes orientales como déspotas. Ciertamente lo eran pero su esfera de poder estaba muy limitada a la corte. A diferencia de lo que ocurrió en Europa, en la China anterior al siglo XX no se produjo un control fuerte en la moralidad y modos de vida de la gente. Aunque hubo conflicto puntuales entre la religión y el poder, no se impuso una religión única y verdadera y se respetaron considerablemente las costumbres de las minorías éticas. Tal y como señala Kent Deng, (Véase:45:50), las enseñanzas de Confucio permiten que la sociedad se autorregule sin necesidad de que sea dirigida por un gobernante. Kent Deng también señala que durante la dinastía Qing el poder político dejó que la sociedad se autorregulase (Véase:41:45)

Incluso, en la actualidad, a pesar de la occidentalización de las instituciones del poder político que se dio en el siglo XX, el poder político no muestra intentos de transformación de la sociedad semejantes a los que padecemos en Europa. La renuncia a la revolución comunista que dio el propio Partido Comunista siendo su líder Deng Xiaoping o políticas que permiten la coexistencia de distintos sistemas jurídicos con fundamentos ideológicos complemente opuestos muestran un claro desinterés por transformar a la sociedad en base a unos ideales. Hong Kong o zonas económicas especiales como la de Pudong en Shanghái ponen en clara evidencia todos los principios del comunismo. Obviamente, como en la mayor parte de países del planeta (incluida España), en China hay adoctrinamiento. Sin embargo, su cometido es reforzar la autoridad del poder político y no tanto instruir a la población en verdades absolutas abstractas válidas para toda circunstancia.

Obviamente, los dos modelos de continencia del poder político mostrados en esta entrada son un arma de doble filo: de la misma forma que sirven para pararle los pies al déspota también pueden ser la forma de fortalecer todavía más su poder. En el primer modelo, el poder político puede manipular las leyes del poder supra humano al que está sometido. Es decir, puede hacer que la religión dicte los dogmas que le interesa o manipular el conocimiento para legitimar su poder. En el segundo de los modelos, el poder político puede hacer leyes para que parezca virtuoso. No es extraño que en China y los países que siguen su modelo se critique poco a la autoridad de forma abierta.